Creando espacios para la colaboración en tu aula de clasesJanuary 18, 2020January 17, 2020admin

Fomentar intencionalmente la colaboración en el aula tiene una variedad de beneficios, incluido el aumento del nivel de participación académica de los estudiantes.

Ayuda también a la interrelación entre los alumnos, principalmente entre aquellos que, en condiciones normales no suelen pasar tiempo juntos o trabajar de forma conjunta de forma regular.

Esto lo entendemos bien porque ya pasamos por ahí. Suele ser que con una cierta persona trabajamos muy bien mientras que con otras no.

La idea es poder encontrar mecanismos que ayuden a los estudiantes en este proceso que les dará herramientas para el trabajo colaborativo que viene más adelante en su formación escolar en niveles superiores y en el mundo laboral.

Y como profesores sabemos que el ambiente del aula es una herramienta valiosa en la construcción de relaciones.

Resultado de imagen para colaboracion en la escuela

La investigación muestra que saludar a los estudiantes en la puerta mejora la experiencia en el aula.

Intenta expandir el concepto dándoles a los estudiantes tiempo de socialización estructurado.

Pasar los primeros minutos permitiendo que los estudiantes se saluden entre sí puede generar más tiempo académico durante la clase.

La oportunidad estructurada de saludar a sus compañeros fuera de sus círculos sociales primarios también mejora la fortaleza de compañerismo dentro del aula.

Debido a un fenómeno llamado contagio social, la emoción de los profesores por conocer a los estudiantes puede generar grandes beneficios por solo una pequeña inversión de tiempo.

Cuando los estudiantes creen que el profesor se preocupa por el trabajo que hace y quiénes son los estudiantes, es más probable que reflejen ese interés en su trabajo de clase.

Por otro lado, el ambiente del salón de clases es más que las mesas y pupitres en el salón.

Los profesores pueden diseñar sus salones para recibir a los estudiantes y promover el aprendizaje. Más allá del equipo, las interacciones también dan forma a nuestro entorno de aprendizaje.

La investigación muestra que la música puede ser una herramienta eficaz en el aula cuando se usa de forma adecuada.

Si eliges reproducir música u otros sonidos en tu salón de clases, ten en cuenta que no todos los estudiantes reaccionarán de la misma forma.

Algunos estudiantes, especialmente aquellos que se identifican como introvertidos, pueden encontrar la música como un distractor.

Resultado de imagen para colaboracion en la escuela

La mejor forma de asegurarte de que cada estudiante obtenga lo que necesita en tu salón de clases es usar una variedad de técnicas, en lugar de tratar de encontrar una estrategia que se ajuste perfectamente a todos.

Si algún día te encuentras manejando a tu grupo con música, considere permitir que los estudiantes se sienten en sus mesabancos y  trabajen en silencio durante otra lección.

Puedes evaluar proyectos dejando que los estudiantes escriban, dibujen, actúen, hablen, codifiquen.

Para cada producto de trabajo, encuentra formas de mostrar y honrar lo que los estudiantes han hecho.

Al transmitir a tus alumnos que la forma de saber de todos es valiosa, puedes sentar las bases para una cultura en la que tus estudiantes también valoren las contribuciones de los demás y esta será tu mayor logro como profesor.