Una experiencia única es lo que ofrece el Museo del Juguete Antiguo en la CDMXDecember 31, 2019December 27, 2019admin

Como padre, celebro la idea de las visitas escolares a lugares donde suelen dejarle una vivencia especial a los niños.

Un museo interactivo como lo es el resplandeciente NatGeo Ultimate Explorer donde los niños, a través de exploraciones y con las nuevas tecnologías pueden ir de una época prehistórica hasta fuera de la tierra en un viaje espacial… y eso es genial.

Y también es genial acercarlos a un mundo lleno de paciencia y dedicación como es la colección de objetos especiales.

Visitar esta colección cacofónica de novedades vintage es como entrar en la mente de un fabricante de juguetes enloquecido.

¿Te imaginas eso por un momento?

Bueno, eso justamente me hace pensar el Museo del Juguete Antiguo.

Inaugurado en 2006 y mostrando más de 20,000 juguetes de principios del siglo XX, el Museo del Juguete Antiguo en la CDMX ofrece a los visitantes curiosos una historia alternativa de la cultura del país, contada exclusivamente a través de sus juguetes.

Y mira que México tiene mucha historia, arte y artistas impresionantes en cuanto a la diversidad de juguetes.

La extensa colección de juguetes del arquitecto Roberto Shimizu Kinoshita (que comenzó a coleccionar a los 10 años) llena un edificio en explosión en la Colonia Doctores en la Ciudad de México y requieres de visitar 4 pisos para verla completa.

La colección se extiende desde el siglo XIX hasta la década de 1980, con un énfasis particular en los juguetes populares en México, pero aquí hay mucho que los fanáticos de los juguetes no mexicanos pueden apreciar.

Resultado de imagen para museo del juguete antiguo

Cualquier persona que busque un museo típico con vitrinas ordenadas y filas de objetos bien identificados puede sorprenderse con la colección de Kinoshita.

La suya es más una celebración explosiva de los juguetes y la infancia que un ejercicio académico en la historia de las baratijas.

Cada centímetro del espacio está lleno de juguetes, a menudo en vitrinas caprichosas construidas por el fundador o el artesano local.

Muchos de los casos están hechos de artículos recuperados, como grandes lámparas industriales.

De vez en cuando hay un tema en varios rincones, pero en su mayor parte es simplemente piso tras piso de delicioso caos.

Uno de los aspectos más destacados es una cabeza gigante de dos pisos de altura (de idoneidad racial cuestionable) con dos maracas, rescatadas de un club nocturno desaparecido, que llena el atrio interior.

El primer piso alberga una tienda de regalos que está algo más organizada que el museo.

Venden juguetes antiguos para apoyar el museo y también brindan a los visitantes la oportunidad de comenzar una colección propia.

Una adición reciente al museo es la creación de un “bar clandestino” de arte callejero en la azotea.

Se llama bar clandestino debido al hecho de que no está abierto a menos que se haga una solicitud especial en la recepción para acceder.

No solo brinda a los visitantes la oportunidad de ver algunas pinturas de una mezcla de artistas mexicanos e internacionales muy talentosos, sino que también incluye una vista adicional en la azotea del vecindario circundante.

Un espacio como este, nos lleva a los adultos a recordar nuestros primeros juguetes, aquellos de nuestra infancia hechos de madera y lata, nos acerca a nuestros padres que nos enseñaron a usarlos y es un buen espacio para ubicar a nuestros hijos de lo que fue nuestro bello México en esa nuestra época.

Ya sea que vayan en una visita escolar o que tu los lleves con la familia, será una experiencia única.

Resultado de imagen para museo del juguete antiguo